Durante los últimos años, todos hemos sido testigos del descenso en el reach orgánico de las páginas de FB, especialmente el de las marcas con grandes comunidades. Ahora, con la separación en dos feeds diferentes de los contenidos que podrán ver los usuarios, el reach orgánico bien podría haber dado su último suspiro. Este artículo de Larry Kim lo explica con detalle: Organic post reach, nearly impossible.

Delante de este más que previsible escenario, ¿está tu marca preparada para adaptarse? Dado que abandonar FB no parece una opción, ¿cómo podemos seguir en contacto con nuestras comunidades sin la obligación de invertir cada vez más en promoted post?

En Quimera estamos convencidos de que sí existe una estrategia, si. Se trata de lo que en denominamos como Exportación de tu comunidad social. Obviamente, ninguna gran marca puede abandonar a estas alturas a su comunidad social, pero podemos llevarla a terrenos donde algunas de las reglas estén bajo nuestro control. Mediante una herramienta como Quimera, las marcas pueden:

  • Absorber información cualificada de los followers de tu comunidad social (nombre, mail, perfil social, residencia, likes, etc..).
  • Segmentar a dichos usuarios en categorías de su interés, mediante el social data.
  • Crear con esta información una BBDD social propiedad de la marca, que nos permitirá:
    • Impactar a dichos usuarios mediante canales bajo control de la marca y a bajo coste.
    • Integrar estos usuarios sociales con nuestro BI o CRM global.
    • Segmentar a la comunidad social según los criterios de la marca.
  • Lanzar notificaciones a los usuarios dentro del propio Facebook, sin costo, y con unos índices de Open Rate y CTR muchos más altos que el canal e-mail.

Algunos datos de cómo esta estrategia de exportación ha funcionado en nuestros clientes:

  • Creación de una BBDD social de mayor tamaño que la comunidad social de la marca, bajo control de esta, e integrada con su CRM.
  • Tasas de CTR del 15% en las notificaciones a los usuarios de dicha BBDD.

Las marcas deben seguir apostando por crear diálogos con sus clientes en redes sociales, pero al mismo tiempo esto no debe condenar a la marca a una inversión cada vez mayor en paid. Así, el punto de equilibrio se logra exportando esta comunidad social, para asegurar un mayor control, y un ROI real y más ajustado de la inversión en social media.