Desde el punto de vista de la estrategia digital, este 2019 empieza para las grandes marcas con una serie de certezas, por lo que se refiere a su ejecución en redes sociales:

  • El reach orgánico ha llegado a unos niveles mínimos y, aunque no es probable que desparezca, a efectos prácticos nuestras masas de followers están sordas a todo el contenido que preparamos.
  • El contenido promocionado vía paid no es una opción, si no que pasa a ser una obligación, si queremos impactar a nuestros propios followers.
  • Instagram empieza a dar señales del mismo proceso de desaparición del reach orgánico que ha sufrido Facebook en los 3 últimos años.

Y, más allá de aspectos operativos, las marcas se hacen preguntas respecto a cuáles deben ser sus estrategias y expectativas respecto a las redes: ¿debo seguir invirtiendo en un entorno sobre el cuál no tengo ningún control? si mis followers se interesan por mi marca, ¿es justo que sólo pueda impactarlos pagando? ¿cómo puedo saber más cosas de mis followers? ¿cómo puede mi marca generar más ROI de la inversión que estamos haciendo en redes sociales?

Todas estas preguntas son las que Quimera está ayudando a responder a marcas como LIDL, Grupo Planeta, Grupo RBA o Casa del Libro. Y las respuestas respecto al ROI vienen en forma de:

  • Leads. Mediante el social login, captamos de forma consentida los datos de los followers, y los extraemos del entorno de redes sociales, para incorporarlos a la BBDD de la marca. Así, estamos convirtiendo followers (por definición, una persona interesada en la marca pero bajo el control de la red social) en leads (alguien que continua interesado en la marca pero ahora está controlado y accesible en nuestro entorno).
  • Social data. Estos followers convertidos en leads no vendrán sólo con información de contacto, si no con todo el social data (likes, comentarios, follows, etc..) que nos permitirá identificar intereses, hábitos de consumo, perfiles, etc.. y generar etiquetas personalizadas para cada usuario.
  • Enriquecimiento de CRM. Toda esta información y etiquetas se vuelca en el CRM de la marca, de manera que enriquece el conocimiento que tenemos de todos nuestros leads y clientes, y mejora la operativa de todos los canales push personalizados.

En este nuevo escenario que las marcas están construyendo gracias a Quimera, la inversión en redes sociales aporta más valor y se genera una relación mucho más equilibrada entre todos los actores implicados:

  • Las marcas obtienen más valor y lo aseguran en el largo plazo, al incorporarlo a su BBDD, independientemente de los cambios que las redes sociales pueden aplicar en el futuro.
  • Los followers amantes de las marcas obtendrán contenidos más personalizados en todos los canales con los que interactúan con dichas marcas.

En una visión estratégica, donde la pregunta no es dónde esta la marca ahora, si no cuál se quiere que sea su relación con las redes sociales en el medio y largo plazo, Quimera puede ser una pieza básica para establecer un mayor ROI.