Todos los que trabajamos dentro del sector del marketing digital tenemos bien presente la fecha, mayo del 2018. Será entonces cuando se haga efectiva, de forma gradual, la aplicación del nuevo Reglamento General de Protección de Datos, de caracter europeo. Y la pregunta que nos gustaría saber responder es, ¿qué impacto tendrá en nuestras estrategias digitales? ¿cómo podemos adaptarnos para convertir estos cambios de escenario en una oportunidad? Quien responda correctamente y actue en consecuencia, tendrá una importante ventaja competitiva en los próximos años.

En primer lugar, hay que conocer cuáles son las principales lineas de actuación del RGPD. Se trata de una legislación mucho más garantista de los derechos de privacidad del usuario, lo cuál se traducirá en aspectos como:

Derecho al olvido. Se podrá revocar el consentimiento prestado para el tratamiento de datos personales en cualquier momento, pudiendo exigir la supresión y eliminación de los datos en redes sociales o buscadores de internet.

Consentimiento explícito. El consentimiento para poder tratar datos de carácter personal ha de ser inequívoco, libre y revocable y deberá darse mediante un acto afirmativo claro. No se admite consentimiento tácito. Esto tendrá un impacto severo en todos los modelos basados en cookies.

Derecho a la limitación del tratamiento. Permite al ciudadano solicitar el bloqueo temporal del tratamiento de sus datos cuando existan controversias sobre su licitud.

A partir de aquí, debemos valorar que impacto tendrán este modelo en nuestra operativa habitual. Según un estudio de HubSpot (http://bit.ly/2A4hWUM), las principales consecuencias serán:

contracción de las BBDD disponibles. Cuanto más explícito sea el permiso necesario del usuario y más facilidades tenga este para darse de baja, más complicado será generar y ampliar las BBDD, sobre todo cuando sean de terceros.

limitación del reach de los canales push que no estén basados en aceptaciones explícitas (remarketing, cookies, etc..). Es una  consecuencia lógica del punto anterior: a menor target, menor reach.

Por una lógica de oferta y demanda, la reducción del target al cual podemos impactar significa que el CPC medio del mercado paid se incrementará, en líneas generales, y muy especificamente en canales como Google y Facebook. Y hará más difícil y más cara la aplicación de modelos de clusterización sobre BBDD de terceros. Todo el modelo paid, en general, se hará menos preciso y más caro.

La conclusión estratégica es que debemos dar más peso a los owned media, a medio y largo plazo. Todo lo que sea generar y ampliar BBDD propia, con permisos explícitos, será cada vez de mayor valor. Si la reducción del reach orgánico en FB ya era un motivo más que suficiente para intentar convertir la comunidad social en comunidad propia, en nuestra BBDD, la aplicación del RGPD será otra razón más, y de mucho peso, en la misma dirección.

Y en esa estrategia de creación de BBDD propia desde entornos de terceros, como Facebook, es donde herramientas como Quimera aportan un gran valor operativo. Si quieres tener más información de cómo prepararte estratégicamente al RGPD y cómo Quimera puede ayudarte. escríbenos a info@quimera.link