No descubrimos nada si afirmamos que el Big Data ha generado un boom de interés dentro del marketing digital como probablemente no se había visto desde el surgimiento de las redes sociales. Sólo hace falta ver vía Google Trends como el término se ha convertido en tendencia en los últimos años.

 

Captura de 2017-02-10 18:31:04

Y después de la ola, la resaca. Cuando todavía marcas, data scientists, agencias y todos los demás players involucrados pelean por establecer marcos de trabajo donde el Big Data sea palanca de transformación y fuente de valor real, ya llegan las voces que hablan de otros nuevos conceptos que han de substituir al Big Data (ya se sabe que los gurús digitales siempre están dispuestos a atacar naves en llamas más allá de Orión). Y entre todos estos nuevos conceptos, el que más fuerte está sonando es el de Small Data.

Si el Big Data plantea todavía dudas en términos de ROI para las marcas es precisamente por su naturaleza Big: enorme volúmenes de datos, grandes infraestructuras para albergarlos y analizarlos, inversiones a medio y largo plazo, equipos humanos altamente formados, etc.. Por contraposición, en los últimos tiempos el término Small Data ha querido establecer unos criterios que permitan romper o suavizar estas aparente barreras de entrada. Así, el Small Data es el que se caracteriza por:

  • Se puede captar de los canales y/o procesos digitales habituales
  • Ofrecer insights de forma lo más sencilla posible.
  • Permite aplicar estos insights de forma lo más operativa posible.

En resumen, centrarse en aquel dato capaz de generar mayor valor para la marca, a corto plazo y con el menor coste posible. Al final, aplicar aquel viejo dicho del marketing de «Keep it simple», y no podemos estar más de acuerdo. Ahora bién, small data no deja de ser una etiqueta conceptual. Si queremos ser justos, sobre el que deberían poner las marcas el foco es en el social data, porque cumple de forma exacta todos los puntos arriba comentados.

social-media

Para demostrarlo, emplearemos un ejemplo basado en uno de nuestros clientes:

  • Obtención de datos. No hace falta buscar fuera, la comunidad social, la web y la app de la marca (mediante social login) nos aportan diariamente registros sociales personalizados de nuevos usuarios.
  • Insights. Aprovechando el lanzamiento de una famosa película (supongamos «50 sombras de Grey»), nuestro cliente decidió lanzar una promoción vinculada a dicha película. Marketing necesitaba saber a qué parte de la BBDD podía interesar de forma potencial esta promoción, para lo cual creamos  mediante nuestra plataforma un segmento de Amantes de Grey, que se basaba en los likes/folllows a perfiles sociales y/o Fan Pages relacionadas con el universo Grey. Aquí radica todo el poder del social data: si alguien sigue un perfil de 50 Sombras de Grey en Facebook/Twitter, no hay mucho margen al error, estamos ante un potencial consumidor del producto.
  • Aplicación operativa. Una vez identificados los usuarios como Amantes de Grey, esta etiqueta se trasladó a la BBDD de cliente (como parte del proceso habitual de volcado de información), lo que permitió que todas las herramientas push que se alimentan desde esta BBDD pudieran apuntar especificamente a los usuarios Amantes de Grey. Resultado, incrementos en el CTO y el CTR de la campaña.

Obtener ROI del social data es no sólo posible si no operativo y demostrable. Si quieres conocer más sobre cómo conseguirlo, contáctanos a través del siguiente formulario: